Final del patriarcado

es no acoger el modelo que nos degrada de lucha de sexos.
es seguir en el largo camino emprendido por mujeres y hombres
para vivir con respeto y dignidad.
nunca manipulación, violencia, odio enfermizo, cuando el amor se acaba.
es custodia compartida
ser independient@s económicamente.
casarse no ha de significar quedarse en casa cuidando a los niñ@s, más allá del tiempo necesario y pactado entre pama.

domingo, 29 de junio de 2008

"...buscar la aceptación por encima de sus intereses..."


El País junio 2008
Dos profesor@s de la Universidad Pompeu Fabra, uno director del posgrado de Negociación Estratégica; del posgrado de Liderazgo Femenino, otra. Analizan la conversación de la sra. Emilia Casas, presidenta del Tribunal Constitucional, cargo que según se comenta se merece sin dudar, por méritos profesionales propios. L@s analistas tienen claro que la actuación de la sra. Emilia Casas fue un error, estratégico, dicen. Todo lo hizo mal y así las cosas, pasó lo que pasó. No tuvo en cuenta por anticipado, según la teoría de los juegos, "...el conjunto de incentivos que mueven a las personas en sus interacciones con nosotros...". Supongo, que se refiere a este tipo de relaciones en el poder, de actos planeados con anticipación, y con repercusiones importantes, porque, en la vida cotidiana es imposible estar tan a la defensiva y analizar constantemente que es lo buscan los demás de nosotros a no ser que acabemos "tocad@s", a pesar que la explicación es muy clara, pienso, que al menos en mi vida, actuar estratégicamente, es imposible. ¿Estratega o ingenuo? Ingenua. La situación, los hechos son los que nos dominan y nos llevan a veces donde no nos gustaría, y el pensamiento viene después del error. Yo siempre peco de ingenua, parecer ser que esta forma de actuar tiene una explicación genética, lo llevamos impregnado en los genes.
Bueno, de todas formas estas reflexiones teóricas son las que menos me inquietan, cada uno en su vida actúa según el cúmulo de experiencias que forman nuestra biografía y la genética nos condiciona lo que nos dejamos.Son lo que ahora se llama competencias.
Vuelvo a la actuación de la sra. Emilia Casas y me llama la atención primero el detonante, al hecho concreto que fue la causa de todo. Transcribo: "...una lejana relación le pide que se interese por el caso judicial de una desconocida-posible víctima de malos tratos-..." Una lejana relación la lleva a llamar a una total desconocida ¿Esto puede hacerlo la Presidenta del Tribunal Constitucional? La justicia no es neutra, ¿no busca únicamente sacar a la luz la verdad? Alguien puede inmiscuirse y cambiar el curso del proceso? Se puede llegar a entender que si tienes algún problema que has intentado resolver a través de la Justicia, si una de las partes conoce a alguien ajeno al caso, pero de dentro, puede inmiscuirse en la causa e influir en la sentencia? esta sospecha terrible se deriva de la frase que la sra. Presidenta del Tribunal dijo al finalizar la conversación "...Si recurres en amparo(esto es, al Tribunal Constitucional) vuelve a llamarme" Si la transcripción es correcta se tutean y no se conocían de nada, el poco contacto que he tenido con la justicia lo que te queda claro es que el ciudadan@ de la calle, son algo insignificante, diminuto, frente a sus señorías. Quizás sea que haya un exceso de confianza derivado de este poder que parece situa a este colectivo por encima del resto de los mortales.

La conclusión o explicación teórica del comportamiento, también me crea desazón. La conclusión a la que llegan los analistas es que, ese comportamiento y el de otras muchas mujeres con cargos importantes, se debe a que las mujeres, la mujer, somos naturaleza, actuamos por instinto y sentimiento frente a los hombres que son cultura y actúan a través de la razón, discurso algo ya totalmente trasnochado, superado por el discurso feminista que lo desmontó en su momento, por eso no entiendo los comentarios que intentan descifrar la actuación de la sra. Casas o las mujeres que ocupan cargos de poder:"...no saben detectar las amenazas...cumplen estereotipos sociales que las inducen a tener actitudes complacientes...desde niñas han recibido el mensaje de ser buenas... y lo más gordo...la sumisión, históricamente necesaria para conseguir la protección del varón, parece haber quedado escrita en la memoria genética de las mujeres...más adelante...se sienten impostoras, como si ocuparan un lugar que no les corresponde..." Alucinada estoy, lógico que no haya altos cargos mujeres en las direcciones de las empresas, cualquiera contrata a una. De todas formas me remito a la senadora demócrata Hillary Clinton, una mujer con una gran capacidad y sin ningún tipo de complejos y ya vemos como le ha ido. Algo se me escapa y me desconcierta.

No hay comentarios:

Solas, Berlin is in Germany,On connaît la chanson,En nombre de la rosa, Amistad,Antonia"s line,Juno

  • Promesas del este, Amistad,
  • Persepolis, El jardinero fiel, La pesadila de Darwin, Una verdad incomoda,La pelota vasca, De xerranques i de nenes(De marelles et petites filles),
  • El laberinto del fauno
  • el Código da Vinci

Archivo del blog