Final del patriarcado

es no acoger el modelo que nos degrada de lucha de sexos.
es seguir en el largo camino emprendido por mujeres y hombres
para vivir con respeto y dignidad.
nunca manipulación, violencia, odio enfermizo, cuando el amor se acaba.
es custodia compartida
ser independient@s económicamente.
casarse no ha de significar quedarse en casa cuidando a los niñ@s, más allá del tiempo necesario y pactado entre pama.

sábado, 29 de noviembre de 2008

UN SUEÑO

A través de la lectura de aquellos blogs que voy enlazando de manera aleatoria me doy cuenta de que las cosas que escribe mucha gente coinciden con lo que yo pienso y siento, conecto con desconocidos y desconocidas y después de la lectura me siento bien, a veces siento la necesidad de decirlo, quizás suene infantil, pero es así. Desencadena una necesidad de reflexión de nuestra realidad actual, de esfuerzo intelectual, de saber más, de entender mas, de nuestra realidad/actualidad. Del momento histórico que hemos vivido y estamos viviendo. Parece que si quisiésemos seria muy fácil ponernos de acuerdo para transformar el mundo, sin necesidad de destruir, solo transformando cada uno una nuestra realidad particular. Por otro lado, la cotidianidad de los blogs de mujeres forma parte de mi vida, la casa su rutina esclava e imprescindible, en otro tiempo las necesidades de atención de mis hijos, la relación con la pareja, que han sido una parte importantísima de mi vida. La frescura que relatan estos momentos. Las más jóvenes me recuerdan mi juventud y mis avatares en los principios de mi vida de pareja, como madre, el trabajo y la familia, las frustraciones las impotencias, un sinfín de vivencias que se me han despertado, gracias a la lectura de la vida que fluye en los blogs. Mi vida, su vida. Momentos de tensión en pareja, que los has ido trabajando a veces de manera dialogante, a veces con un poco más tensión e incomprensión, a veces quedándote muda. No sabes explicarte porque aún la relación sigue, podría no ser así. Una explicación, que a veces me he dado a mí misma, el respeto que sientes hacia a la persona que tienes al lado, porque compartes multitud de inquietudes, pero, la rutina diaria ensombrece aquella chispa que parecía que brillaría siempre. La tristeza, rabia y violencia desatada de pasiones, cuando la chispa se apaga sin ninguna posibilidad de reavivarla, son una realidad terrible.

Si tan fácil parece conectarse con la palabra escrita, piensas, también podría ser fácil conectarse para cambiar el mundo, parece que con las mujeres es más fácil, no nos mueve la testosterona, sí los sentimientos, y por descontado, el hecho de dar la vida nos hace, si el patriarcado no nos ha anulado, terriblemente responsables con ella. Los muchos hombres que también rechazan la violencia y la corrupción y tampoco les gusta este tipo de relación humana, este triste mundo, se apuntaran rápidamente. ¿Qué se podría hacer con estos muchísimos hombres violentos que basan su poder en el desprecio a las mujeres? Hombres que han nacido de mujeres a las que se supone respetan y que en algún momento se enamoran y ya sabemos, el amor nos transforma, aunque no para siempre. Y si las mujeres de las que se enamorasen ya no tuviesen nada que ver con una cultura que convierte a las mujeres en objeto sexual, nada que ver con las ancestrales practicas patriarcales de sumisión e inferiorización, nada que ver con ese modelo de mujer devaluado de mujer fatal, pérfida e intrigante, maliciosa y perversa que los medios de comunicación consumista han creado para seguir pudriendo las mentes y algo mas, vaciar bolsillos, por algo cobran más, masculinos. Si cada mujer en su vida echase fuera todas estas prácticas que poco a poco desde niñas nos han devaluado y degradado ¿nos permitirían construir una forma de relacionarnos y vivir en el mundo diferente?

Sin embargo, aún soñando un mundo mejor, sólo afectaría, a una parte pequeñita de los hombres y mujeres que habitamos en el planeta, que tan generosamente nos ha acogido y que estamos destruyendo, hasta quizás, acabar con cualquier posibilidad de redención entre estos primates pensantes tan complicados, porque hay una gran parte de hombres que solo acogen en su ser hombre el odio, desprecio y la violencia primero hacia las mujeres, todas las mujeres y después hacia los mismos hombres, hacia ellos mismos, todo en nombre de un dios o de los instintos más primarios, y mujeres muchas mujeres que los respaldan.

El sueño se desvanece como las nubes un día de viento.

1 comentario:

Adanero dijo...

Odio, desprecio y violencia hacia la mujer que es, como bien dices, odiarse, despreciarse y ejercer la violencia contra uno mismo. Y por extensión al resto de la sociedad. Se pueden y se deben de tomar medidas, pero en la raíz del conflicto hay un serio problema de educación y socialización que se me antoja de recorrido largo para acabar con él.

Gracias por "la necesidad de decirlo". Me ha gustado como definición.

Un saludo.

Solas, Berlin is in Germany,On connaît la chanson,En nombre de la rosa, Amistad,Antonia"s line,Juno

  • Promesas del este, Amistad,
  • Persepolis, El jardinero fiel, La pesadila de Darwin, Una verdad incomoda,La pelota vasca, De xerranques i de nenes(De marelles et petites filles),
  • El laberinto del fauno
  • el Código da Vinci

Archivo del blog